"Canelo" y Golovkin, sin necesidad de artilugios para promocionar su pelea

Ambos boxeadores tuvieron una conferencia de prensa tranquila de cara a su combate del sábado. Nuestro enviado especial nos cuenta los detalles.

322468
Compartir video
Insertar video
Tamaño del video

El boxeo moderno tiene la característica de plantear una historia a la hora de presentar grandes combates. Hace tiempo que los promotores han entendido que la narrativa de una contienda ayuda a hacerla más redituable. Las hay de distintos tipos: el choque de dos invictos, la rivalidad entre dos peleadores de un mismo país y el ultra-favorito contra el boxeador-cenicienta son algunos ejemplos. En ese sentido ambos boxeadores tienen que colaborar asumiendo su rol en la historia que se presenta. Muchos piensan que es solamente cuestión de tener el dinero necesario para invertir, pero no, convertir una pelea en un éxito no es un oficio para cualquiera.

De esta forma, el episodio de la conferencia de prensa en esta historia entre Sául “Canelo” Alvarez y Gennady “GGG” Golovkin siguió el tono que barnizó hace tiempo a esta contienda como el relato del combate que no necesita mucho para generar atracción. Era tan esperado el choque entre ambos que parece no necesitarse mucho más que anunciar la contienda y que los fanáticos se lancen a consumirla. Cada uno desde su lugar, los que pueden venir a Las Vegas y verla, los que la comprarán en el PPV de Estados Unidos, los que cuentan las horas esperando por el sábado para verlo en su país de origen. 

Estamos hablando de la rivalidad más esperada desde que Floyd Mayweather Jr. y Manny Pacquiao se enfrentaron en 2015. Aquella espera llevó prácticamente seis años. En esta se podría afirmar que son dos.

Cuando el deseo ya es latente, no hacen falta artilugios para alimentarlo. Les ocurre a los novelistas: hay veces que la historia es tan buena que no hay que apelar a complejas fórmulas de la lingüística para plasmarla. Quizás por eso “Canelo” y “GGG” fueron tan escuetos a la hora de presentarse en el escenario del David Copperfield Theater en el hotel MGM de esta ciudad. 

El kasajo se tomó apenas 62 segundos en el podio. Se mostró honestamente sorprendido: “Estoy contento de ver tantos medios aquí. Esto es grande”. Luego, quizás tenso por el momento, o por sus dificultades con el inglés se quedó durante unos segundos intentando pronunciar correctamente la palabra “gracias”, al nombrar a los organizadores, sponsors y el hotel.

Atención, es la primera vez que el invicto campeón unificado de los pesos medianos combatirá en Las Vegas. Nunca estuvo en una contienda de esta envergadura. Y algo de eso se apreció en la conferencia.

“Ya llegó este momento que es uno grande para el boxeo. Estamos marcando una era”, añadió antes de agradecer nuevamente.

Ese fue el único momento en que varió un poco su rictus que constantemente es serio. ¿En qué pensaría Golovkin mientras se sucedían las presentaciones y no llegaba su hora de hablar? El kasajo parecía estar en otra parte hasta que lo convocaron a hablar. 

Si “GGG” fue escueto, “Canelo” (muy aplomado a la hora de hablar por el micrófono en comparación con su rival) directamente pasó como un rayo por el atril. En 34 segundos remarcó “esta es la pelea que ustedes querían y aquí está. Disfrútenla como la voy a disfrutar yo”. 

Luego llegó el cruce cara a cara para las cámaras en el que ninguno de los dos peleadores se salió de la línea. Hay respeto mutuo. Ni siquiera necesita de manotazos esta rivalidad porque habla por sí misma, como se manifestó anteriormente.

“Canelo” se acercó hacia la sección de los fotógrafos y este cronista aprovechó para, con cierto grado de complicidad, preguntarle cuán cansado estaba de tantas fotos y entrevistas. “Sí, no es tan divertido como pelear. Pero es parte del trabajo, es importante”, expresó el mexicano de 27 años con una sonrisa.

Una muestra más de cómo Alvarez juega a la perfección una fase tan importante en el boxeo cómo es la sintonía del carisma. El mexicano había llegado hacia las 10.30 de la mañana al recinto para atender a algunos medios que tendrían acceso exclusivo con él. Estuvo unos 25 minutos hablando con los medios escritos y luego recorrió unos 9 puestos, entre los que estaba incluido FOX Sports, para dar comentarios mano a mano. Y después de eso la conferencia íntegra. Fueron aproximadamente dos horas y media de contestar las mismas preguntas y sacarse fotos similares. 

Parte del trabajo, como dijo el “Canelo”. Allí también están los cerca de 50 millones de dólares que se estima puede recaudar luego de esta contienda. 

“GGG”, que en esta promoción ocupa claramente el “Lado B”, se permitió llegar más tarde y atender a pocos medios en exclusiva. También se fue más temprano del salón del teatro. Claro que, reglas del negocio, su paga también será inferior, ya que se estiman 15 millones de dólares como posible ingreso.

 Pero ahora llegará un jueves descansado y sin compromisos para ambos. Recién se volverán a ver las caras el viernes en el pesaje que se realizará en el MGM Grand Garden Arena, estadio que estará acondicionado para que ambos cumplan con su último requisito previo a la pelea del sábado.

Ya ambos equipos anticiparon que no hubo lesiones ni problemas en la preparación por lo que no debería haber sorpresas a la hora de la balanza. Será el episodio final antes de la pelea que se vende por su propio peso.

Deja tu comentario